Leyenda de los Sisimites

por | 23 Sep, 18 | Leyendas | 0 Comentarios

En el Progreso se conoce una leyenda popular la cual habla sobre el Sisimite quien ha sido visto por varias personas las cuales afirman que dicha criatura tiene apariencia de un...

Cuenta la leyenda que el Sisimite es un monstruo de largo pelaje, un mono de gran altura y mucha fuerza quien habita en las cuevas que se encuentran en lo profundo del bosque, un lugar en donde nadie podría tener acceso del bosque.

Hay quienes afirman que camina dando grandes saltos, por lo que este es muy veloz ya que baja desde las montañas a lugares habitados del bosque en busca de las mujeres más bellas, pues el objetivo de esta temible criatura es secuestrarlas para llevarlas a su cueva y así poder reproducirse, naciendo de esta unión una especie de hombres mono.

La táctica que habitualmente aplican estas criaturas para robarse a las jóvenes campesinas es sorprendiéndolas sin compañía alguna, ya que no podrían hacer nada ante la descomunal fuerza de dichos monstruos. Se dice que cuando las jóvenes están recogiendo el maíz de las milpas el Sisimite se camufla entre los cultivos y a gran velocidad se lleva a su víctima con gran destreza.

Los Sisimites emiten fuertes gruñidos como los de un mono aullador con los que intimida a sus víctimas, estas extrañas criaturas se alimentan de frutas que el bosque les proporciona.

Hay Sisimites de ambos sexos, sin embargo parece ser que el objetivo principal de estas criaturas es reproducirse, ya que los Sisimites de género femenino también buscan los lugares poblados pero éstas entran a las casas durante la noche en busca de hombres para «meterse con ellos».

En esta leyenda se resalta la historia de una mujer, quien fue la única que con ingenio logró escapar de tan inaccesible cueva desde muy dentro del bosque. Se relata con temor y admiración la experiencia de dicha mujer, quien sufría de esclavitud por la aterradora criatura, con el que forzosamente tuvo tres hijos mono. En una ocasión mientras la monstruosa criatura se encontraba distraída aprovechó el momento exacto para salir corriendo rumbo al bosque, pero bastaron segundos para que el Sisimite se diera cuenta de su escape y muy furioso la persiguió junto a sus tres hijos.

La joven mujer corría desesperadamente y al llegar a un río sin detenerse se lanzó y cruzó de prisa hasta la otra orilla. Al salir del agua se detuvo por un momento para observar si el monstruo todavía la perseguía, sin embargo la enorme bestia no intentó cruzar el río. Al ver que la mujer no regresaría se enfureció y mientras gruñía y gritaba tomó a los tres hijos y los ahogó lanzándolos con una fuerza violenta hacia el río.

Se rumora que el Sisimite es una divinidad o criatura de los dioses, ya que estas enormes bestias tienen cierta relación con el dios Chac de la cultura Maya. Los habitantes del lugar afirman que dentro de la cueva aún se conservan las marcas de sus manos, las huellas, grabadas y pintadas de estas misteriosas y salvajes criaturas de gran tamaño.

Fuente: elsalvadoregionmagica.blogspot.com, es.bestial.wikia.com, www.taringa.net

Leyenda de El Sombrerón

Leyenda de El Sombrerón

El Sombrerón es una de las leyendas más populares de Guatemala. Se trata de un personaje legendario de la tradición oral guatemalteca también conocido como el Tzitzimite, el Tzipitío o el Duende. Se lo describe como un enano o un hombrecito de muy corta estatura...

Las 10 leyendas más famosas de Guatemala

Las 10 leyendas más famosas de Guatemala

Todos hemos escuchado al menos uno de estos cuentos legendarios, y en este artículo conocerás cuáles son las 10 leyendas más famosas y populares de Guatemala, relatos de los más misteriosos personajes que surgieron en algún momento de la historia de nuestro país y que...

La verdadera historia del Sombrerón

La verdadera historia del Sombrerón

De acuerdo con el notable historiador antigüeño Víctor Miguel Díaz, a finales del siglo XVIII un hombre llamado Juan Bayona fue encarcelado en la Antigua Guatemala al ser acusado de haber cometido un crimen. Mientras aguardaba el juicio en su celda, un día se...