Santa Cruz Balanyá

por | 14 Abr, 13 | Relatos | 0 Comentarios

Santa Cruz Balanyá, es una localidad famosa por el éxito en la agricultura, pero también tiene historias por descubrir. Es uno de los municipios más pequeños de Chimaltenango, pero el más rico en historia y producción agrícola.

Santa Cruz Balanyá, es una localidad famosa por el éxito en la agricultura, pero también tiene historias por descubrir.  Es uno de los municipios más pequeños de Chimaltenango, pero el más rico en historia y producción agrícola.

Balanyá, es un nombre kaqchikel que significa «tigre del agua», y su origen tiene varias teorías.  Los oriundos aseguran que proviene de cuando los abuelos salieron a marcar el territorio se encontraron con que ya estaba delimitado con una cruz, y cabal debajo de la misma se encontraba un tigre bebiendo agua, y es por eso que se bautizó al pueblo como  Santa Cruz Balanyá».

Otra versión afirma que en esa zona había espantos que los asustaban y por ese motivo cada viajero que debía pasar la noche en la localidad llevaba consigo una cruz, la cual sembraba a la par suya cuando se acostaba a dormir.  Con el tiempo decidieron construir dos cruces grandes en la entrada y en la salida de este lugar.

Estas y otras leyendas forman parte del atractivo de Balanyá, las cuales han pasado oralmente de generación en generación, y según el historiador casi todas estas historias giran en torno a la existencia de algunos animales (nahuales), que en la actualidad son sagrados para los pobladores, por lo que cada uno de ellos cuenta con un altar ubicado en las zonas montañosas.

De esa cuenta la culebra, el mono y el venado reciben culto de cierto grupo de personas, sobre todo mayores, que les llevan flores y les ofrecen sacrificios.

Otra de las leyendas del lugar es acerca de la existencia de una serpiente gigante, la cual se encarga de proteger el agua que nace en las montañas, y el historiador refiere que los ancianos dan fe de haber visto al reptil, el cual sale de una cueva que es utilizada para ceremonias mayas, ubicada en lo profundo de un barranco situado al sur del pueblo.  Igualmente esta persona comenta que en cierta ocasión  las autoridades locales quisieron entubar el vital líquido, pero la serpiente salía y ahuyentaba a los trabajadores, que desde luego se negaba a regresar.

Santa Cruz Balanyá tiene orígenes prehispánicos.  En el Popol Vuh se hace mención de algunas comunidades del pueblo, y los vestigios encontrados en sus tierras confirman el dato.

Se comenta también que Balanyá fue utilizado como punto estratégico, en donde los kaqchiqueles fabricaban sus armas para enfrentarse contra los españoles, que se habían instalado en Iximché.

La iglesia católica se ha convertido en un atractivo más del pueblo, cuyo campanario data de la Colonia, así como las extensas zonas agrícolas.  Se calcula que el 80 por ciento de la población cultiva los productos que luego comercializa a nivel local, nacional e internacional.  Los cultivos estrella son la arveja china y la arveja dulce.

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...