Misteriosa Luna Llena, «el enano»

por | 23 Mar, 06 | Relatos | 0 Comentarios

Cierta noche una pareja, que pasea a la luz de la Luna Llena, encuentra a un perro piquines.

Cierta noche una pareja, que pasea a la luz de la Luna Llena, encuentra a un perro pequines. Parece perdido y está lastimado. Deciden llevárselo a casa para curarlo.

El hombre se quita el cinturón y rodeando el cuello del perro, improvisa una correa.

Ya en la casa, la mujer se inclina para limpiar la herida del animal. Al agacharse, deja descubierto un crucifijo que cuelga de su garganta. El perro, al ver la cruz, se violenta, lanza mordiscos y corre por el departamento.

La única salida es una ventana abierta y el perro salta. Están en un piso 7 pero el piquines no sabe que eso le traerá mala suerte. La pareja queda impactada y evitan asomarse a la ventana. A la mañana siguiente llaman a la puerta de la pareja. Se trata de un policía, que les pregunta si escucharon algún ruido en la noche anterior. Y agrega «encontramos un enano muerto en la calle, con heridas y con un cinturón rodeándole el cuello».

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...