Lilith

por | 16 Ene, 08 | Relatos | 0 Comentarios

Se despertó sobresaltada aquel día. Su atrayente rostro levemente contraído de horror. Miraba desorientada a todos los rincones oscuros de su cuarto, esperando encontrarse con aquel niño o aquellas puertas que ocultaban las llamas eternas que había visto en sueños.

Se despertó sobresaltada aquel día. Su atrayente rostro levemente contraído de horror. Miraba desorientada a todos los rincones oscuros de su cuarto, esperando encontrarse con aquel niño o aquellas puertas que ocultaban las llamas eternas que había visto en sueños. Pero no, definitivamente no era un sueño, era demasiado nítido, demasiado real, demasiado doliente como para no ser cierto. Un grito se ahogó en su garganta. Llevaba dos años buscando un significado a la vida, dos años de suicidios frustrados…Al final siempre recodaba a su familia, y no podía hacerlo.

Koré Brístol, de veintiún años, había comenzado la universidad estudiando letras. Le gustaba la literatura. Pero un desgraciado día llegó esa extraña pregunta a su mente: ¿por qué? ¿para qué? desde ese aciago momento todo cambió: aparcó los estudios, descuidó su propia vida y a su familia. Lo dejó todo. Todo por nada, porque por mucho que se esforzara en encontrar una respuesta, no la hallaba.

Su vida era un infierno, y en su mente descubrió de nuevo aquella sensación que había tenido desde siempre: .Lo cierto es que siempre había destacado por su honda tristeza y su humilde bondad, así como por su extraña y oscura belleza, pero nada más. Koré no tenía poderes psíquicos, no era médium, ni siquiera destacaba en alguna habilidad normal. Y al pensar en eso la angustia la embargaba.

Hace unos meses, se obsesionó por completo con la parapsicología. Casi todos los días hacía ouijas en su cuarto, despertándose a las tres de la madrugada y gravando las sesiones con una grabadora: nada, ni un maldito susurro. , pensaba entonces ¿ es posible que no halla nada más allá? Así es como empezaron los sueños. Empezó a tener pesadillas que no entendía, en las que se sumergía por completo. Muchas seguro eran pura sugestión, pero otras eran aterradoramente increíbles. Éstas eran aquéllas en las que soñaba con algo que iba a pasar. Lo que ocurría es que ella no las recordaba al despertarse. La última había sido sospechosamente nítida: “soñó” que estaba dormida, pero, al contrario que en la mayoría de los sueños, no se veía ella misma desde fuera, sino que veía todo desde la perspectiva normal de una persona despierta. Se despertó una vez( en el sueño), sintió que una mano de fuego la tocaba, pero volvió a dormir; se despertó otras muchas veces, aunque ya no las recordaba, sólo sabía que en cada una sintió algo que le daba cada vez más terror: apariciones, susurros, cosas que se movían…Entonces no pudo más y (aún estaba “soñando”) se dio la vuelta en la cama, dando la espalda a todos aquellos fenómenos .Pero entonces, una voz dulce le pidió que se volviera y ella, con mucho esfuerzo, ya que parecía como si algo se lo impedía, finalmente lo hizo. A los pies de su cama había un niño muy hermoso, y detrás de él estaban las puertas, ligeramente abiertas. El pequeño dijo: –y señaló las puertas–< Él te espera>.

La visión concluyó. Se despertó en la misma posición que había soñado, con sus ojos claros de ángel inundados en lágrimas. Fue aquello que le dijo “su hijo”, lo que había devastado su mente por completo. Estaba completamente en blanco. Aún podía oírlo: madre, Lilith….Aunque parezca una tontería, Koré Brístol no volvió a tocar un tablero en su vida . Decidió seguir su agonía hasta que ya no pudiera más.

Pasaron semanas después de ese sueño, pero las visiones continuaron.

Koré había nacido en el seno de una familia católica. En un mundo en el que los valores morales se habían casi perdido, ella aún tocaba con su mano de ángel dispuesta a darlo todo por quien sufre, sus palabras surgían de su boca acariciando cualquier rostro afligido. Todos decían lo mismo, era un ángel. Pero después de su recaída se tornó en todo lo contrario. Fue después de haber reconocido aquella figura que siempre aparecía en sus sueños, aquella figura que la atormentaba y que la había vuelto por completo loca. Había descubierto a Lucifer. Se había corrompido por completo, su bondad tornóse en indiferencia, sus esperanzas en muerte… pero sobretodo, en sus extraños sueños empezó Alguien a hablarle. La primera vez fue hace una semana. Había dormido profundamente, pero sin soñar nada, todo estaba oscuro. De pronto despertó, hacía demasiado calor en la habitación y ,aterrorizada, se dio cuenta de que había “algo“ a su lado, algo que la quemaba como la mano que había sentido tiempo atrás. Temblaba.No se atrevió a volverse ( estaba de lado) , pero abrió los ojos y vio el reloj: las 3:46, la hora en la que hacía las sesiones. Malos recuerdos. Miedo.Angustia. Y una voz.Una voz dulce, ya oída, que le susurraba al oído….

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...