Las Cuatachicas en la ruta a Santa Elena Barillas

por | 18 Jun, 20 | Relatos | 0 Comentarios

Fenómenos extraños que se atribuyen a las Cuatachicas han estado sucediendo en la ruta que va desde Carretera a El Salvador hacia Santa Elena Barillas y Amatitlán.
En el kilómetro 22.5 de carretera a El Salvador, a la altura de la gasolinera Texaco “La Cuchilla”, hay un desvío a mano derecha que lleva hacia Santa Elena Barillas, pero si continúas recto, terminas llegando hasta Amatitlán. El trayecto de 29 kilómetros desde el cruce en carretera hasta Amatitlán incluye kilómetros y kilómetros de partes muy oscuras y silenciosas, con árboles frondosos que tapan la mayor parte de la luz solar. El lugar es muy poco transitado. Eso es durante el día. Por la noche, la historia es mucho más aterradora…

El folclor popular dice que las «cuatachicas» son una especie de pequeños duendes que habitan en los bosques y selvas del sur de México, los cuales se mimetizan perfectamente bien con sus alrededores por lo que nunca han podido ser fotografiados con claridad. Al menos una importante ‘colonia’ de estas traviesas y a veces agresivas criaturas podría vivir en Guatemala, según el relato que te contaremos a continuación.

Esta es la historia original…

Me lo contó un trabajador de Novex. Por ese lugar quedan las bodegas centrales y aunque les proporcionan transporte a todo el personal, para él fue mucho más fácil comprar moto ya que vive en Amatitlán. A diario cruzó aquella carretera de la que les hablo y nunca pasó nada extraño o digno de contar. Pero aquella noche en la que la moto se le apagó sin razón alguna vio y sintió cosas que aún mucho tiempo después de sucedidas lo ponen nervioso y continúan sin explicación. La moto se le apagó sin razón aparente. Todo estaba bien según me contó.

Se detuvo y la revisó con la lámpara led de su teléfono. Tenía gasolina, la instalación eléctrica se veía bien pero parecía muerta. El paso de la gasolina y el tanque bien, todo estaba bien pero la moto simplemente no funcionaba. Entonces, escuchó que entre las copas de los árboles algo se movía. Pensó en pájaros o ardillas. Incluso en monos debido a la fuerza con la que las copas de los árboles se movieron, pero al iluminar con su teléfono no vio nada.

Decidió llamar a su hermano para pedirle que llegara a traerlo, pero ¡Oh sorpresa! El teléfono no tenía señal. Aún estaba bastante lejos de su casa y ya bastante lejos de su trabajo. En esa carretera hay muchísimos árboles de jocotes de corona y el olor comenzó a llegar poco a poco hasta donde estaba intentando encender su motocicleta. Era inconfundible, los jocotes siempre han sido de sus frutas favoritas. Pero lo que pasó a continuación hace que cada vez que come o siente el olor a jocote, vuelva a su cabeza aquella noche.

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...