La historia de Rodrigo

por | 28 Nov, 08 | Relatos | 0 Comentarios

Rodrigo paseaba por la calle despreocupadamente. Era un hombre afortunado. Solo tenía 27 años y no había trabajado nunca, pero gracias a una herencia familiar tenia suficiente dinero como para vivir 7 vidas de derroche y despilfarro.

Tenia una mansión, criados y se pasaba la vida de fiesta en fiesta.
Era 31 de Octubre y mientras se subía el cuello de la gabardina para protegerse el rostro de la brisa helada, recordó que esa misma noche estaba invitado a una fiesta de Halloween.

Mientras caminaba algo llamo su atención. En su ciudad y con motivo de Halloween habían montado una especie de mercadillo y ahora el se encontraba frente a la caseta de Mandrágora que con un gran cartel anunciaba que era bruja.

Rodrigo nunca había creído en brujas, pero de pronto se le encendió la luz de la maldad y decidió entrar a reírse un poco de aquella tal Mandrágora.
Aparto el cortinón que tapaba la entrada y penetro en la caseta.

Dentro se encontró con una estancia oscura que solo estaba iluminada con algunas belasa había animales disecados que con la luz de las velas proyectaban en el techo sombras fantasmagóricas. El aire estaba cargado y olía a sudor y azufre.

Al fondo se encontraba la bruja. Era una anciana que llevaba la cabeza cubierta con un pañuelo de colores. Su cara denotaba que nunca había sido agraciada.

No es que sea fea, pensó Rodrigo, es que es repugnante.

Aquel ambiente podría haberle impuesto respeto a cualquiera, pero a el le producía risa.

La bruja que se hallaba sentada frente a una pequeña mesa redonda, le hizo una señal para que se sentara en una silla libre que había frente a la mesa. Rodrigo tomo asiento muy seguro de si mismo y la bruja encendió una varita de incienso, una pequeña vela y tras decir unas palabras ininteligibles le pregunto con una voz que parecía surgir directamente de los pulmones, ¿Qué quieres saber?

Rodrigo con una sonrisa en la cara le contesto nada. Solo vengo a ver como te equivocas.

La bruja tomo aire con dificultad y sus bronquios emitieron un pequeño silbido.
Con la cabeza agachada le contestó: eres un hombre afortunado, tienes buena salud, no has trabajado nunca pero tienes dinero suficiente para vivir sin problemas. Aun así haces mal creyendo que estas por encima de todo y de todos.

A Rodrigo un escalofrió le recorrió la espalda y la sonrisa de su cara paso a ser una mueca grotesca. Comenzó a notar que su cuerpo temblaba y se dispuso a levantarse para irse. En ese momento noto que la mano helada de la bruja le sujetaba del brazo.

Alzo la cabeza y se encontró frente a frente con la cara de la bruja.
Rodrigo vio aquellos ojos grises como el acero clavados en el y sintió como si le desnudaran el alma.

La bruja apretó su mano clavando sus uñas en su brazo. Le miro directamente a los ojos y le dijo: Se a que has venido aquí pero nadie se ríe de Mandrágora. Mañana vivirás el día de difuntos en primera persona. Esta noche tendrás un accidente y enviare a la muerte a buscarte. Disfruta de tu último día.
Rodrigo salto de la silla y logro liberarse de la mano de la bruja. Dio dos pasos hacia atrás. La bruja le miro y le pregunto ¿no vas a pagarme? Rodrigo se dio media vuelta y salió apresuradamente. La bruja agacho la cabeza. Da igual, me pagaras con tu alma murmuro entre dientes.

Rodrigo salio a la calle y aunque el frío había arreciado estaba empapado en sudor. En esos momentos era presa del pánico. Se encontraba totalmente asustado y por su cabeza pasaban una y mil veces las palabras de la bruja.
Se encontraba enfrascado en sus pensamientos cuando de pronto la sonrisa volvió a su rostro. Claro, se dijo a si mismo. Todo tiene solucion. Si iba a sufrir un accidente solo debía evitar cualquier situación peligrosa. Mañana volveré y entonces si que me reiré en la cara de la vieja, pensó.

Llego a su casa y paso la tarde planeando como iba a hacer las cosas. Quito del techo de la habitación la lámpara y todo aquello que fuera susceptible de caerse. Dio la noche libre al servicio porque pensó que estaría mas seguro solo, y únicamente le pidió al mayordomo que se quedara con lechero la llave de paso del agua y del gas y ni tan siquiera ceno para no atragantarse. A las ocho le dijo a su mayordomo que le acompañara a su habitación. Las paredes estaban desnudas y solas en una de ellas, la que se encontraba mas lejos de la cama, había un reloj, porque quería ver la hora.

Todo el suelo estaba cubierto de gruesas alfombras, para minimizar el golpe en caso de caída, pero aun así le ordeno a su mayordomo que lo atara a la cama y lo rodeara de cojines. Luego le dijo que cuando se marchara no volviera hasta el día siguiente.

Las horas iban pasando y aunque no se sentía demasiado cómodo al estar atado, se sentía seguro. No podía caerse de la cama ni tampoco podía golpearle ningún objeto pues los había quitado todos. Un desastre natural como un terremoto o algo así no era posible pues la bruja le había dicho que el accidente lo tendría solo el.

Oyó como el mayordomo cerraba la puerta y abandonaba la casa.
Ahora solo quedaban el y sus pensamientos.

De pronto se sobresalto y abrió los ojos, se había dormido. En la penumbra logro vislumbrar el reloj. Solo faltaba un minuto para las doce. La noche del 31 se estaba acabando y no había sucedido nada.

Maldita bruja, pensó. Había conseguido asustarle pero mañana se reiría en la cara de la vieja.

Estaba a punto de soltar una carcajada cuando un leve sonido llamo su atención. Levanto la cabeza y lo que vio le helo la sangre. El pánico se apodero de el. Había olvidado cortar la luz y del enchufe de la pared salían chispas azules y verdes que prendieron en los gruesos cortinajes.
Grito pero nadie podía oírle ni ayudarle.

Cerró los ojos y mientras notaba el calor cada vez mas cerca de su cuerpo, solo oía la risa burlona de la vieja bruja, que parecía venir del mismísimo infierno.

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...