¿Fue Real?

por | 14 Dic, 07 | Relatos | 0 Comentarios

Estoy apunto de acostarme cuando de repente veo a un "fantasma" que dice ser "La Ouijâ".

Creo que fue un sueño, una pesadilla mejor dicho, aunque no estoy segura. Pasó un miércoles día 14 de Noviembre del año 2007. Fui a mi habitación tras cenar, serían las 23:00 h más o menos. Entré y estaba todo oscuro, porque ya que iba a acostarme no encendí la luz porque sabía guiarme bien hacia la cama. Cuando fui a cerrar la ventana que estaba abierta vi…¡un fantasma! ¡Se que lo vi! Pero desapareció enseguida y fui corriendo y gritando a llamar a mis padres. Ellos, alterados por mis voces, empezaron también a gritar, hasta que al final quedamos todos callados. Yo les conté lo ocurrido y ellos, más enfadados todavía, no me creyeron, y encima me castigaron encerrada en mi cuarto una semana. No tuve más remedio que irme a la cama, pero estaba muy aterrorizada porque sabía que lo que había visto era real. No lo había imaginado, lo se. Entonces entré en la habitación y cerré la puerta. De repente escuché unas voces lejanas que creo que me llamaban,(no se oía bien). Pensé que era el fantasma de antes. Le pregunté que quién era. Él o lo que fuera no se apareció, pero si que respondió:

-Soy la Ouijâ.-Contestó suavemente.
-¿Qué quieres de mí?-Pregunté.
Dijo algo pero no le oí bien, porque es como si estuviera lejísimos. Entonces se lo pregunté otra vez, y fue ahí cuando mi madre abrió la puerta y entró:
-¿Qué haces hablando sola?-Preguntó ella. ¿Ya estás otra vez con tus amigos imaginarios?
-¡Mamá, mamá, mamá! Mira, ¿no le oyes?
-¿El qué debería de oír?
-Pues al fantasma, estoy hablando con él… ¿No escuchas su voz lejana?
-¡Déjate de tonterías y duérmete de una buena vez!-Exclamó mi madre más enfadada que antes.
Entonces cerró la puerta dando un gran portazo y se fue. El fantasma siguió hablándome pero yo casi que no lo entendía. No comprendía lo que decía.
-Soy la Ouijâ.-Repitió. ¿Crees que morirás esta misma noche? Más bien, ¿quieres morir esta noche?
-¿Tengo motivos para hacerlo?-Dije yo muy asustada.
-Yo creo que sí. Pensabas suicidarte, ¿verdad? Qué mejor momento que hacerlo ahora con mi ayuda.
-Tienes razón…ya no hay esperanzas para que ese milagro vuelva a revivir…Pero dime, ¿cómo es eso de que existes de verdad? Precisamente a mí me habían dicho que pasaban cosas cuando se hacía la Ouijâ, pero no sabía si creerlas.-Pensé y dije yo.
-Pues esas cosas han ocurrido de verdad por invocarme para preguntarme cosas sobre la muerte. Entonces a veces yo se las concedo…Pero además eso que dices de que no hay esperanzas para el milagro tú no sabes si las hay o no. Aún puedes conseguir que pase eso otra vez…o no…Invócame como espíritu que soy, y pregúntame todo lo que quieras saber, que yo te responderé sinceramente.-Sugirió la Ouijâ.
-¿Y no estás ya aquí?-Pregunté confusa.
-Sí, pero este soy el «yo» verdadero, no el imaginario como en la tabla. Es muy difícil de explicar y de comprender…La tabla Ouijâ es sólo un ser imaginario…Bueno tú lo ves y la haces pero cuando ese vaso se mueve es que yo lo estoy dominando desde otro mundo que está después de la vida y antes de la muerte…No creo que lo llegues a entender nunca.
-Más o menos me hago una idea. Pues venga, haré la tabla Ouijâ Real.
Cogí un vaso de cristal, y un cartón, y en él dibujé el Sol y la Luna; las letras de la A a la Z, los números del 0 al 9, y el «Sí» y el «No». Lo puse todo correctamente en su sitio e hice esas preguntas tan ansiosas y tristes que tenía que hacer. De repente sonó la música del móvil que yo pongo siempre como despertador para no llegar tarde al instituto… ¡Y entonces era como si hubiera estado muerta! ¡Cómo si me hubiera despertado con esa música que me volvió a despertar sin estar sonando…!

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...