Fenómenos extraños

por | 8 May, 08 | Relatos | 0 Comentarios

Como yo lo recuerdo, hace ya unos cuantos años. Cuando todavía estaba viviendo con mis padres, es decir en su casa.

Una de tantas noches en las que me quedaba solo, comenzaron una gran variedad de fenómenos extraños.

El primero y no menos importante sucedió cerca de la media noche. Yo me encontraba en el salón de la casa viendo la televisión. Como no es raro estaban emitiendo uno de esos programas somnífero típicos de la época. De forma inocente e inconsciente se me ocurrió decir en voz alta lo siguiente:
¡que rollo, voy a cambiar a canal sur a ver que hay!.

Y antes de que hubiera cogido el mando a distancia la televisión se cambio no se como a esa misma cadena que yo había nombrado.

Como es lógico los pelos se me pusieron como escarpias, y me levante. tuve la sensación de que alguien me observaba gire la cabeza y vi como se encendía la luz del pasillo. Con cierta valentía fui a apagar la luz y antes de llegar a hacerlo vi como se caían dos libros desde la estantería que difícilmente podían moverse ya que estaban sujetos por otros libros que estaban a los lados.

Después de esto cogí las llaves y salí por patas a casa de mis tíos.
No tenia intención de dormir esa noche en casa.

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...