Fantasma de mi Tio

por | 9 Sep, 05 | Relatos | 0 Comentarios

Esto le sucedió a mi prima hace ya unos años atrás.

Ella se fue con dos amigas a su cuarto porque iban a jugar a la tijera (Biblia, tijera y cinta roja) en su cuarto.

Pusieron los instrumentos en la peinadora con espejo. El espejo reflejaba su cama y una mecedora. Empezaron el juego y la tijera se movía a través de la Biblia. Una de las muchachas miró al espejo y vio a su padre que había muerto hacia 6 meses sentado en la mecedora.

Las muchachas entraron en pánico y empezaron a jalar la puerta (la cual no tenía ni pestillo ni nada que les impidiera abrirla). Mi abuela al escuchar los gritos llegó en su ayuda para abrir la puerta la cual tampoco pudo abrir. Al mes, mi prima se quedó sola en casa y sintió un temblor. Ella salió pensando que sería un terremoto y le preguntó a los vecinos. Ellos dijeron no haber sentido nada.. Mi abuela tuvo que buscar a un padre para que bendijera la casa. Esto sucedió cuando mi prima tenía 15 años y hoy tiene 26, cuando lo recuerda aún se le paran los cabellos.

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...