Encerrada en mi miedo

por | 12 May, 08 | Relatos | 0 Comentarios

Yo trabajaba en una empresa donde mi trabajo consistía en cuidar ancianos. Los encargados te enviaban a las casa.

Yo trabajaba en una empresa donde mi trabajo consistía en cuidar ancianos. Los encargados te enviaban a las casa. Es el caso, que un día, mi amiga Sonia me dice que tenía que ir a cuidar a una anciana moribunda, que estaba en la calle de la Sangre. Me dijo a que hora me tocaba ir. Me tocaba ir por la tarde así que, como vivía de eso, no me pude negar.

Ya era casi de noche, toque a la puerta y estaba abierta. Entré y grité si había alguien. No oía nada. De repente una voz que parecía provenir de un armario pronunciaba mi nombre. Debo de admitir que el miedo recorrió mi cuerpo. Abrí el armario y me encontré a la señora con un muñeco parecido a un títere.

No me gustaba mucho pero decidí pasar la noche en esa casa ya que era mi trabajo. Eran ya las 06.00 de la madrugada ,me levante y vi que la señora no estaba. Sólo oía esa frase que no paraba de repetir «ella está aquí, ella está aquí…». El miedo se apoderó de mi, era yo quien debería haberse encargado de ella, y no ella de mi.

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...