El guante

por | 18 Abr, 08 | Relatos | 0 Comentarios

Esto que voy a contarles, es real me lo contó mi mejor amigo. En un edificio había un portero que se volvió loco...

Esto que voy a contarles, es real me lo contó mi mejor amigo. En un edificio  había un portero que se volvió loco, como en aquel tiempo habían tales castigos mataron a su mujer, a su hijo, a sus dos hijas y a él.

Pasó el tiempo y construyeron otro edificio allí, los propietarios que desconocían su pasado lo compraron. A la mañana siguiente se encontraron un guante blanco. Tenia la mano cerrada, lo dejaron allí. Por la noche descubrieron a un propietario muerto. Al bajar vieron que el guante tenia un dedo fuera.

Los propietarios no se fiaban unos de otros. A la mañana siguiente se encontraron a otro propietario muerto. El guante tenía dos dedos fuera.
Eso volvió a los propietarios locos . Los restantes se mataron entre ellos.
El guante tenia los cinco dedos fuera en cada uno de ellos ponía una letra.

Jorge, es lo que ponía en total. Era el nombre del antiguo portero. Luego unos visitantes se interesaron por la casa y descubrieron un guante.

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...