El Anciano Tragado por la Tierra

por | 10 Sep, 05 | Relatos | 0 Comentarios

¿Existen casos inexplicables de desapariciones en Guatemala?...

Mariano Gutiérrez era un amable y diligente campesino que poseía terrenos en la aldea El Platanillo , Departamento de Jutiapa ( unos 205 km. de la capital). Desde mediados de el mes de junio del año1976 le atormenta un suceso para el cual no tienen explicación. La duda y el miedo le invadieron cada vez que salía a preparar o cultivar sus terrenos.

Ahora ya a fallecido contaba algo que a los años nunca olvidaba y lo cual ocurrió en el año 1976. Su memoria no borró el terrible susto del terremoto de hacía unos meses , pero lo que le sucedió mas tarde es peor.
¿Qué fue lo que le sucedió?. El me lo relató en sus propias palabras.

La Increíble Historia

“Cierta tarde del mes de junio estaba cultivando mi tierra. Todo estaba tranquilo, era una mañana muy clara, pese a ser invierno. Sin conocer su procedencia, de pronto vi un anciano con su alforja y un bastón. Nada extraño había en él,
a no ser de donde había venido. Mis terrenos no tienen cerco en algunos lados, por lo que creí que por allí había entrado.
Lo hacen muchas personas cuando tiene que ahorrar camino. Al pasar cerca lo salude y le pregunte de donde venía. El “viejito” no me contestó, parecía que algo le pasaba.

Solo me vio y continuo su camino, pero mi familia lo encontró más abajo y le pregunto también cosas, pero el señor no contestaba a nada. A todos les pareció extraño su mirada, parecía lejana, pero lo dejaron ir a fin de cuentas no se había robado algo de la cosecha.

El extraño caminó unos 30 metros y de pronto hubo un sonido raro, además de levantarse un poco de polvo en la dirección en que se veía al hombre. Todos se asustaron y lo peor que el “viejito” como que desapareció entre el polvo. Era poco, pero allí fue donde ya no lo vimos irse para algún lado, me contaron los testigos.

El Misterio Inicia

Por la curiosidad mis dos hijos, mi esposa y yo fuimos a ver que había pasado. Ni sombra del bendito señor.
Lo único que vimos fue un hoyo bien redondo. Uno de mis hijos dijo que el señor se lo había tragado un “Siguán”. Rápido uno de los muchachos comenzó a ver si estaba en el fondo. No era profundo, tenía como unos dos metros de profundidad. Con miedo conseguimos un lazo y uno de ellos se amarró con el la cintura y se fue metiendo. No encontró nada pero sí nos dijo que en el fondo había otro hoyo que iba para otro lado. ¡Allí no se metió por que le dio miedo! ¿A saber si allí estaba trabado el “viejito”?. Lo raro es que no se escuchaba quejidos.

Fue como si la tierra se lo tragara. Jamás nadie reclamó su desaparición. Nunca se le vio otra vez por el lugar. ¿A saber quien era y para donde se fue ?” Por estos lugares todos nos conocemos y este “viejito” nadie lo conocía. Desde entonces yo no me acerco por allí, es una bajadita donde no se da nada, no crece nada.

Preguntas Sin Respuesta

¿Por qué la actitud extraña del anciano?. ¿Por qué se abrió la tierra solo para esa persona? ¿Un torbellino de espacio tiempo? ¿Seres que succionan hacia el fondo?. ¿Podría haber sobrevivido el sujeto a esta experiencia? ¿Dónde esta? ¿Cuál el objeto de raptar a un “viejito”? ¿Por qué no se cultiva nada en ese declive de terreno?

La novia eterna

La novia eterna

Clara era de esas jovencitas que solo fantaseaban con el día de su boda y al lado de su novio se sentía feliz y protegida .Pero el día en que él le pidió que se casaran ella se sintió la mujer mas feliz del mundo, todo se preparó para la boda, hubo todos los...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

1967 Selvin Calix era un joven campesino oriundo del Cantón Durazno, Jalapa, que llegó a la ciudad de Guatemala en enero de 1967 buscando un mejor futuro. Mis abuelos le dieron trabajo en su panadería, ubicada en la 12 calle entre 7ª y 6ª avenidas de la zona 1...

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

El oscuro secreto que esconde el Palacio de Correos de Guatemala

¿Simples arcos o portales al más alla? Mi nombre es Diego Fernández y todo lo que voy a contarles en esta extraordinaria historia, por más inverosímil que parezca, sucedió en realidad. Bueno, casi todo: por razones que resultarán obvias, me he reservado mi verdadero...