Historia de Halloween

por | 31 Oct, 18 | Misterios | 0 Comentarios

El Halloween que conocemos hoy, comenzó hace más de 3,000 años para celebrar el principio del año con el primer día de Samonis, que significa reunión.

Ésta denominación pasó a ser Samuin o Samain en irlandés antiguo, y Samhain /sâuñ/ en el moderno. Equivale en nuestro calendario al día uno de Noviembre. También se dice que Samain es el nombre de la deidad celta de culto a los muertos.

Al igual que otros pueblos antiguos empezaban los ciclos temporales por la mitad oscura: el año empezaba con el invierno y la jornada iniciaba con la caída del sol. Tal y como nosotros la celebramos ahora. Para ellos, la noche de cambio de año era la más importante de oración, ya que era el último día de la cosecha y el comienzo del invierno. Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía. La víspera de Samain las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Para mantener a estos espíritus contentos y alejar los malos de sus hogares los celtas dejaban comida o dulces fuera de sus hogares, una tradición que se convirtió en lo que hoy llamamos trick or treat, donde los niños van de casa en casa pidiendo dulces. El miedo y el terror a la noche de halloween vienen de esta creencia de que los muertos regresan en esta noche a visitarnos.

Otra curiosidad asociada a halloween es el hecho de que los niños vacíen calabazas, y les dibujen un rostro que luego cortan, para colocar una vela en su interior. Este hecho deriva de la costumbre celta de degollar a sus enemigos para exhibir sus cabezas en las monturas o dejarlas en las puertas de la casa, como trofeo. Era de vital importancia en la noche del Samain, ya que creían que esto les protegería, colocaban también una vela dentro del cráneo. Las familias de los fallecidos ofrecían todo tipo de regalos al poseedor de la cabeza, puesto que el alma se aloja, según la creencia celta, en dicha parte del cuerpo, y al ser embalsamada y usada como jarra en los banquetes, transmitía su poder al vencedor, impidiéndole alcanzar la inmortalidad al derrotado.

Después de que los romanos conquistaran a los celtas, estos influenciaron el mundo céltico con sus festivales a la diosa romana de la cosecha, Pamona; y más adelante con la llegada del cristianismo. Los cristianos consideraban que los celtas adoraban al diablo, aunque el diablo nunca existió en la religión céltica. Éstos neo-judíos determinaron que la manera de convertir a los celtas al cristianismo era adoptando el festival de los celtas y convertirlo en uno cristiano. Así el primero de Samoin se convirtió en el día de Todos los Santos (all hallow’s eve), de donde deriva el nombre de Halloween. Dicho día en la cultura cristiana es un día de rezo para honrar a los santos y difuntos.

En las sociedades celtas primaban las estructuras familiares y no el estado como organización, lo que, aunque facilitó su dominio por parte de los romanos, también hizo que sus costumbres perdurasen hasta nuestros días. No resulta extraño, pues, que sus descendientes estén bajo el dominio de distintos estados, incluso que no compartan lengua, pero sí cultura. Por esto todavía están con nosotros las tradiciones de esta noche de muerte y superstición. Hoy en día en el mes de octubre adornamos nuestros hogares con calabazas, brujas, fantasmas, esqueletos y gatos negros. La noche del 31 de octubre nos disfrazamos, vamos trick-or-treating, o vemos películas de terror.

La Noche Donde los Muertos Regresan a Visitarnos

La Noche Donde los Muertos Regresan a Visitarnos

El miedo y el terror a la noche de Halloween viene de ésta creencia de que los muertos regresan en esa noche a visitarnos. El Halloween que se celebra hoy en día, comenzó hace mas de 3,000 años en Irlanda como un festival de cosecha de los celtas. Para los celtas, el...

La Mano de Mono de William Wymark Jacobs

La Mano de Mono de William Wymark Jacobs

La noche era fría y húmeda, pero en la pequeña sala de Laburnum Villa los postigos estaban cerrados y el fuego ardía vivamente. Padre e hijo jugaban al ajedrez. El primero tenía ideas personales sobre el juego y ponía al rey en tan desesperados e inútiles peligros que...