El Pánico

por | 10 Sep, 05 | Misterios | 0 Comentarios

¿Cuál será la reacción de hombres y mujeres cuando se anuncie oficialmente que no estamos solos en el universo y que seres de otros mundos ya están entre nosotros?.

Corre el año de 490 antes de Cristo, un ejército persa compuesto de cien mil hombres situados en Maratón, Grecia de pronto y sin entrar en combate salen en fuga desordenada. El pánico hace presa de ellos y sin importarles nada huyen despavoridos dejando mucho de su equipo bélico. Según se tiene noticia se debe a la aparición provocada por el dios Pan. ¿Quién fue capaz de llenar de espanto a todos aquellos hombres?.

En 1792, Byron con diez mil hombres avanza a tomar posiciones en las cercanías de Mons. De pronto y sin avisar al enemigo, dos regimientos de dragones emprenden la fuga ante el rumor de que han sido traicionados y tenían cortada la retirada, la huida provoca la desmoralización de la infantería arrastrándola consigo en desbandada. Byron y otros oficiales salieron al paso de la muchedumbre, pero estos lejos de retroceder, dispararon contra ellos.

El mariscal Dillon con tres mil hombres avanzaba desde Lille, de pronto fue avistado un pequeño cuerpo del ejército austriaco. La caballería del mariscal dio la misma voz que la de Byron, atravesó las filas de su infantería y corrió alocadamente dejando en el campo sus carros, su artillería y su bagaje. ¡trece mil hombres presas del miedo! Hombres duros, recios, habituados al sufrimiento, al hambre y el peligro corrieron presos de la histeria colectiva, ¡El Pánico!.

El 30 de mayo de 1896 en Rusia, el Zar Nicolás dispuso como conmemoración de su coronación, repartir unas bolsas de golosinas, pan, salchichas, nueces, mazapán y un vaso esmaltado con los símbolos e iniciales de los soberanos. Cuatrocientas mil bolsas fueron preparadas. Cientos de carretas y barracas se comenzaron a aglomerar en Moscú. Los trenes llegaban repletos, filas de hombres, mujeres y niños atravesaban los campos y caminos. Las calles de la ciudad hervían de gente.

Lamentablemente de los terrenos de Chodinscole se había dispuesto sacar una gravilla para adornar las calles, donde pasaría la pareja imperial. Esto provoco que grandes pozos y zanjas quedarán abiertas y protegidas solo por vallas, lazos y tablas que tapaban las aberturas. Medio millón de personas se alojaban en aquellos desiguales terrenos. Para las siete de la mañana la multitud alcanzaba la cifra de ochocientas mil personas. Lentamente la multitud fue empujando hacia el fondo del terreno. Pronto se encontraban allí apretados y sin poder mover tan solo un dedo miles de hombres.

Aquellos que se desmayaban no podían ni siquiera caer, debido a el sostén de los demás. Alguien tuvo la ocurrencia de comentar que únicamente se habían preparado cuarenta mil bolsas y que la multitud alcanzaba el doble. Bastó esto para que la gente se precipitara contra todo sin importarle nada. Los demás, no cabe duda, al ver la agitación, también saltaron hacia delante. Rompieron vallas, tiraron barracas, la protección de la policía fue inútil, muchos de los guardias quedaron muertos aplastados. Todos empujaban en afán alocado y se precipitaron en los fosos y los que caían eran pisoteados, aplastados, golpeados hasta caer. Las zanjas comenzaron a llenarse de hombres moribundos y agonizantes. 15 minutos duro el delirio colectivo. Ancianos, niños, mujeres, jóvenes y hombres yacían en el suelo. Pedazos prácticamente de gente… El espectáculo era dantesco y cuentan aquellos que lo vieron que muchos caían convulsionando ante el espectáculo. Este pánico en que la muchedumbre se sentía atraído hacía el peligro, costó la vida a tres mil seres humanos, en tan solo un cuarto de hora.

Estamos en el 31 de octubre de 1938, a través de la red de CBS se difundió una parte de la novela de H.C. Wells ¨ La Guerra de los Mundos ¨ La narración fue realizada por el reconocido locutor Orson Welles. La dramatización que ofreció fue tan grande, que desencadenó el pánico colectivo entre la población. Se cuenta que muchas emisoras al escuchar que la tierra era atacada por los marcianos, dejaron de transmitir su música acostumbrada para dar cabida únicamente a música suave y melancólica. Cada ciudadano que escucho la falsa noticia, sintió pánico. En este caso no era el delirio de una masa de gente, sino la reacción de cada individuo. Dos millones de personas sintieron histeria, salieron corriendo. Algunos se suicidaron, otros lloraban, oraban y hasta se embriagaban a causa del miedo. Para miles de hombres el mundo estaba próximo a terminar y ante esto hicieron las cosas más descabelladas, el pánico se apoderó de ellos.

Contra las reglas de la Psicología moderna de las masas, las cuales para que se de un pánico colectivo requiere regular cantidad de seres o individuos, colocados en un mismo lugar y afectados por igual, el pánico aquí se producía en los hogares y en un número reducido de personas. En todos los casos es el individuo el que actúa en busca de lo que él cree que lo pueda salvar. Cuando el pánico se apodera hombre, no importa condición social, cultura o estado físico, para que tome mayor o menor proporción. Sin embargo alguno psicólogos opinan que existe la llamada psicosis de masas. En realidad, ¿por qué ocurren estos casos de histeria colectiva? Cuando sucede no hay poder humano que detenga la horda alocada. La idea de un porvenir incierto afecta a muchos, parece ser que mantenemos en nuestro interior un cierto sentido de inseguridad, que de pronto se manifiesta y explota. El hombre se ha autollamado el animal racional, pero no cabe la menor duda que dentro de sí lleva el instinto de conservación el cual en algunas ocasiones su inteligencia o capacidad de razonar no funciona. Las razones analizadas después, parecen ser simples y estúpidas para que se produjera la catástrofe.

¿Que pasará cuando un asteroide sea detectado que viene con rumbo de colisión a la tierra? ¿Cuál será la reacción de hombres y mujeres cuando se anuncie oficialmente que no estamos solos en el universo y que seres de otros mundos ya están entre nosotros? Quizá la respuesta sea no predecible, pero si podemos pensar que la situación será enormemente complicada.

La Noche Donde los Muertos Regresan a Visitarnos

La Noche Donde los Muertos Regresan a Visitarnos

El miedo y el terror a la noche de Halloween viene de ésta creencia de que los muertos regresan en esa noche a visitarnos. El Halloween que se celebra hoy en día, comenzó hace mas de 3,000 años en Irlanda como un festival de cosecha de los celtas. Para los celtas, el...

La Mano de Mono de William Wymark Jacobs

La Mano de Mono de William Wymark Jacobs

La noche era fría y húmeda, pero en la pequeña sala de Laburnum Villa los postigos estaban cerrados y el fuego ardía vivamente. Padre e hijo jugaban al ajedrez. El primero tenía ideas personales sobre el juego y ponía al rey en tan desesperados e inútiles peligros que...